Año nuevo, mismo nivel

Noticias

Aguada logró un importantísimo triunfo ante Trouville en cifras de 89 a 73 y continúa en las primeras posiciones de la Liga Uruguaya, en su fase de Super Liga. Cambia el año, pero no cambia el nivel del equipo. Para el deleite de la hinchada.

14642341_1239405759438293_1304224145115905341_n

JAVIER NAVASCUÉS / jnavascues@somosaguada.com

Aguada arrancó el partido fuera de foco. Un rápido 8-0 de la visita sorprendió al aguatero que no podía tomar las marcas de acuerdo a lo planificado por el “Hechicero”. Pero el equipo supo corregirlo enseguida. Y con intensidad en la defensa y el tiro exterior como arma fundamental el rojiverde logró pasar en el marcador. Sin embargo, gracias al peso de Kevin Young en el juego interno y al aporte de Izuibejeres, sumado a una defensa cerrada que nubló el ataque rojiverde, Trouville cerró mejor el período. Y con un triple de Galeto sobre la chicharra quedó al frente del marcador.

En el segundo cuarto la paridad seguía siendo moneda corriente. Sumado a algunas imprecisiones por parte de ambos equipos. Aguada mantenía el tiro exterior como gran arma, pero en el juego interno el ingreso de Iglesias y la calidad de Smith comenzaban a marcar una diferencia. Aunque Trouville respondía, de la mano de Young y con buenos ingresos de Cáceres y Bascou. La defensa siguió siendo clave, y en eso se basó el rojiverde para irse al descanso largo al frente 38-22.

El tercer período no arrancó bien para el aguatero. Trouville logró pasar al frente tras un parcial de 11-2. Dominaba el trámite en los primeros minutos y Aguada no parecía encontrarse en cancha. Pero otra vez el tiro exterior fue letal. Apareció el capitán Demian Álvarez cuando más se lo necesitó, acompañado de gran manera por el “Panchi” Barrera. De esta manera el rojiverde logró acercarse y posteriormente retomar el comando del score. Y Aguada con confianza, jugando en casa, es un huracán. Contragolpes rápidos tras defensas intensas, tiro exterior, juego interno fuerte, y siempre un pase más, lograron que el rojiverde entrara a los últimos diez minutos ganando 67-54, gozando de la máxima diferencia.

Pereiras continuó su buen trabajo anulando a Izuibejeres, desgastando al escolta visitante, y atacando a Abdul hasta que el extranjero comete su quinta falta. Iglesias sumándose a los anotadores perimetrales, y Diego García con libres, lograban abrir 18 puntos de diferencia para sentenciar completamente el partido. Álvaro Tito intentó con algún minuto acomodar la situación e intentar la última reacción, pero fue inútil.

El equipo funciona como tal. Cada jugador tiene su rol definido y su momento de destaque. Además hace valer la localía como nunca. La fortaleza de San Martín continúa siendo inexpugnable. Algo que no cambia con el nuevo año.

Aguada 89 Trouville 73 / Estadísticas del encuentro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *