Playa Brava (Muchachada)

Noticias

Aguada logró un enorme triunfo en su visita a Malvín en cifras de 85 a 77. El rojiverde se recuperó de su derrota ante Biguá, y volvió a la senda del triunfo ante un rival directo por la pelea del título.

dsc_0385

JAVIER NAVASCUÉS / jnavascues@somosaguada.com

Enorme triunfo del rojiverde que lo mantiene en lo más alto de la tabla. En el primer cuarto Aguada logró recuperarse de un 4-0 inicial del local, colocando un 7-0 para pasar al frente. De ahí en más se hizo muy parejo. Malvín contaba con un Mazzarino en un gran nivel, secundado por Hatila que lograba cortinarlo de gran manera. Por su parte Aguada tenía en Diego García al estratega. El base tomó la responsabilidad ante la lesión de Gustavo Barrera (que no jugó por un golpe en un hombro) y no le pesó en lo más mínimo. La entrada de Barriola para marcar al escolta playero fue muy importante para empezar a hacerse fuerte en defensa. Curtis comenzaba a gravitar, en el poste bajo y con su tiro de cuarta distancia. Smith jugaba y repartía juego a sus compañeros. El tiro exterior fue nuevamente clave para el rojiverde, con lanzamientos de García y de Iglesias (de muy buen ingreso) para irse al frente 25-18.

Malvín entró con otra agresividad al segundo cuarto, y con un rápido 8-0 logró pasar al frente. Aguada tuvo momentos de desconcentración, con pérdidas en ofensiva y alguna falta en defensa (técnico incluido a Barriola). Para frenar eso, el “Hechicero” pidió minuto y realizó los ajustes correspondientes en ambos sectores del campo. Aguada retomó la intensidad en defensa y la calma en ofensiva. Smith y Curtis fueron pilares, guiados por un Diego García que seguía jugando un gran partido. La intensidad del encuentro fue creciendo. No había pausa, era ataque contra ataque. Y a veces eso llevó a alguna pérdida de balones que pudieron significar abrir una diferencia mayor a la que tuvo el aguatero de solamente un punto al término del período, 38-37.

El tercer cuarto fue electrizante. De ida y vuelta. Goleado, con una gran intensidad por parte de ambos equipos. La alternancia en el comando del score fue moneda corriente. Cada vez que Malvín lograba una reacción, aparecía el juego colectivo rojiverde para volver a poner un parcial que mantenía al local a más de una posesión. Los pivotes de ambos equipos (Hatila y Curtis) se comprometieron con las faltas, y los entrenadores buscaron variantes que, en su medida, dieron resultados positivos. Aguada tuvo un mejor cierre y terminó al frente 63-59 previo a los últimos diez minutos.

En el último cuarto Aguada lo arrancó mucho mejor que su rival. Concentrado en defensa, logró que Malvín perdiera la pelota sin tirar, o en su defecto lanzando incómodamente. A pesar de ello, Aguada no terminaba de darle el cierre al encuentro. Pero apareció Smith, anotando y asistiendo. Apareció García conduciendo con tranquilidad al equipo en momentos claves. Apareció Barriola con rebotes y puntos claves. Apareció el capitán Demian Álvarez rompiendo la línea defensiva playera. Apareció Curtis, que a pesar de sus cuatro faltas, siguió dominando su duelo en la pintura. Apareció Iglesias, defendiendo duro y aportando puntos en ataque. En definitiva, apareció el equipo. Ese funcionamiento colectivo que ha marcado la diferencia a lo largo del campeonato. Ese funcionamiento que le permitió llevarse una victoria importantísima de la calle Legrand.

Aguada sigue líder. Mira al resto desde arriba. Sorteó un rival complicadísimo, y de visita. Y lentamente, comienza a mirar de reojo a la Liga de las Américas.

Aguada 85 Malvín 77 / Estadísticas del encuentro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *